sábado, 2 de enero de 2010

Hernia inguinal


Qué es una hernia inguinal?

Las hernias inguinales representan alrededor del 80% de todas las hernias y constituyen los procedimientos quirúrgicos más comunes realizados durante la infancia. Estas hernias aparecen con mayor frecuencia en los varones que en las hembras. Una hernia inguinal se deriva de la persistencia total o parcial del proceso vaginal, el tubo de peritoneo que antecede el testículo dentro del escroto durante el octavo mes de embarazo. Después que los testículos caen dentro del escroto, el proceso vaginal se atrofia y cierra formando la túnica vaginal que yace debajo del testículo en el escroto. Cuando esto no sucede, el líquido desde el abdomen o un órgano abdominal (usualmente los intestinos) es forzado dentro de ella causando un abultamiento o una masa que se puede detectar al tacto. El proceso vaginal puede extenderse parcialmente desde el canal inguinal o completamente dentro del escroto.

¿Cómo se trata una hernia inguinal?

Por lo general, no hay síntomas de que un niño tenga una hernia inguinal hasta que los órganos abdominales son forzados dentro del saco. Algunas veces se puede observar inflamación en el área inguinal cuando un bebé llora o se esfuerza, o cuando un niño mayor tose, se esfuerza o está parado por mucho tiempo. Si el abultamiento se puede presionar suavemente dentro del abdomen, la hernia se conoce como reducible.

Si una curvatura del intestino es forzada dentro del saco, dicha hernia entonces se llama encarcelada (irreductible). Un infante o un niño mostrará señales de irritabilidad, pérdida de apetito, dolor e inflamación del abdomen o tendrá problemas con evacuaciones intestinales (defecación). Con una hernia encarcelada los intestinos han penetrado el saco y están siendo estrangulados. Esta porción de los intestinos puede morir. Esto es asunto de vida o muerte y se debe acudir al medico urgentemente.

Tratamiento

Es necesaria una operación para tratar una hernia inguinal. Se reparará quirúrgicamente poco después de descubrirla, ya que el intestino puede atorarse en el canal inguinal. Cuando esto sucede, puede cortarse el suministro de sangre al intestino, y puede dañarse el intestino. La cirugía de una hernia inguinal normalmente se realiza antes de que se produzca este daño.

Desde | Virginia HS

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás