martes, 4 de mayo de 2010

Todo para no ser una embarazada quejumbrosa


El embarazo: único e irrepetible

Cada embarazo es distinto y si eres primeriza, muchos ya te lo habrán dicho. Hay mamás que no sienten absolutamente ninguna molestia, otras si, las propias de los primeros tres meses y a otras tantas les tocará hacer reposo durante todo el embarazo.

Son situaciones en las que -fisiológicamente- no podemos hacer mucho. Pero si podemos (y debemos!!!!) poner nuestra mejor buena voluntad para superar cualquier molestia.

La premisa a defender es "el embarazo no es una enfermedad" así que hazte y hazle un favor a la humanidad: no te quejes como si tuvieras un mal incurable. Quejándote durante todo el día con tu familia, con tu doctor, en Facebook y por cuanto foro participes, solo lograrás que digan de ti "ahí viene la quejumbrosa". Y aqui aplica el la moraleja del cuento infantil "Pedro y el lobo": cuando Pedro finalmente dijo la verdad, nadie le creyó. No te arriesgues a ser ignorada cuando realmente puedas tener una molestia grave.

Sirve mucho cambiar un "estoy harta de estas nauseas" por un "alguien me puede ayudar con un tip para las nauseas?" predispondrá mejor a tu entorno para ayudarte.

Si a tu alrededor no hace más que contarte de embarazos de reposo absolutos, de partos en donde se morían de dolor y todas esas cosas que la gente le dice a una embarazada solo porque su boca es mas rápida que su lengua, se directa y tajante con un "por favor, no me beneficia en nada que me cuentes eso: solo quiero escuchar cosas positivas, aunque sean mentiras"

Si te toca reposo

Nada más molesto que un reposo prescrito por un medico. Una ya no sabe que leer, que mira en la tele, que sitio visitar en la red. Ni hablar de que no encuentra la posición para estar medio acostada, medio sentada. Ni hablar de la molestia "ahi" en donde la espalda pierde su honroso nombre, tal como decía una ex compañera de secundaria.

Si tienes amigas o familia que te visita y se ofrece a ayudarte, no es momento de modestias: pide que te hagan alguna compra, que te ayuden a ventilar la casa o que te dejen agua a mano. Demuestra un poco de buen humor comentando que no sufres de andar en la calle en medio de un mar de autos o usando el transporte publico. El reposo pasará, pero que te recuerden como optimista incansable sera un beneficio extra para tu ego y para tu salud mental.

Si te toca reposo... en el hospital

Y siempre y cuando el hospital lo permita, pídele a tus visitas que te traigan revistas y si la nutricionista lo permite, que te lleven comida casera. Por muy privado y caro que sea el hospital, la comida de hospital sabe exactamente a eso: a comida de hospital.

Pídele a tus visitas noticias del mundo exterior. Solo buenas noticias. Si alguien con cara de melodrama pregunta por tu estado, como si estuviera dando el pésame, enseguida dile que esto es lo que tienes por el momento pero que tienes confianza de que todo pase pronto. Y otra vez, pide buena vibra para ti y para tu bebe.

Todo pasa

Y si aun leyendo este articulo te sigues quejando (en voz alta o mentalmente) piensa que no hay mal que dure cien años... ni cuerpo que lo resista. En 9 meses o menos, todo pasará y ya estará tu bebé contigo y ese será el momento en donde podrás quejarte a gusto. Claro, ya nadie te prestará atencion a ti, si no, al bebé.

Suena feo? Bueno, vamos, a lavarse la cara, a dibujar una sonrisa y a poner un poco más de optimismo en tu embarazo.

Original de Mamás y Bebes

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás