sábado, 9 de octubre de 2010

Qué hago si las contracciones se detienen completamente?


Existen varias causas por las cuales las contracciones se cesan y éstas depende en la etapa del parto:

* Si está en la etapa temprana del parto, es probable que el estadio activo de la labor todavía no ha empezado. ¡No se preocupe!
* Si está en la etapa activa y ya tiene varios centímetros de dilatación, podría indicar una complicación y su asistente debería revisarle por dentro, y además “escuchar” el corazón del bebé.
* El miedo, angustia o vergüenza – entre otras emociones fuertes – pueden provocar descargas de adrenalina, lo cuál, acorta la producción de la oxitocina natural. La oxitocina es la hormona que produce las contracciones.
* Es común, normal y saludable después de la transición, cuando ya tiene la dilatación completa, que las contracciones se detengan por un tiempo. ¡Descanse un ratito!
* Su bebé todavía se está acomodando para salir. ¡Dele tiempo! Apurar o forzar el nacimiento con fuerzas suyas sostenidas o cualquier intervención, podría lastimar el bebé. En estos momentos, confíe en su proceso y escuche su “voz interior”, o intuición. Si sus asistentes insisten en apurar un proceso normal, y usted quiere dejar la naturaleza a tomar su curso, pida a su acompañante que le apoye, y que abogue para usted.

Hoy en día con el manejo activo y intervencionista del parto en los hospitales, la cesación de las contracciones es considerada perjudicial, de hecho puede indicar una complicación, pero no siempre. Si no detecta ningún problema, se puede aprovechar el descanso para recuperar su energía para la etapa final. Además, la atención al ambiente (sonidos, luces, acompañamiento, actitudes) y los sentimientos de la mujer, puede corregir pausas inexplicables en el proceso. Recuerde que el parto y nacimiento humano son frutos intrínsecamente conectados con nuestras creencias, historias, emociones y sensaciones, y por lo tanto, toman sus cursos en distintas maneras, particulares para cada persona.

Un testimonio invaluable

Cuando por fin tuve 8 centímetros de dilatación, las contracciones se detuvieron misteriosamente. Me sentía demasiado cansada, y mi novio y amiga que me ayudaba también necesitaban descansar. Como mi bebé no mostró ningún señal de sufrimiento, me dejaron dormir por 2 horas, y cuando me desperté empezaron las contracciones con bastante fuerza, y mi bebé nació 2 horas después. El descanso fue lo mejor que me podría haber pasado.

Desde | MamaSol

La nota fue extraída del link anterior. Si tienes dudas o sugerencias sobre derecho de autor favor de remitirse a la liga mencionada con anterioridad.

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás