viernes, 8 de abril de 2011

Trastorno Reactivo de la Vinculación de la Infancia


Lean con atención: es algo poco hablado y casi desconocido. Y a su alrededor puede haber algún caso sin tratar.
La vinculación hace referencia al vínculo íntimo que se forma entre un niño o bebé y la principal persona a cargo. Este vínculo, o vinculación, se considera vital para el desarrollo emocional del niño y su capacidad para establecer otras relaciones sociales saludables. Cuando los niños menores de cinco años muestran una relación social perturbada e inapropiada para el nivel de desarrollo, y no inician ni responden a la mayoría de las interacciones sociales, se considera un diagnóstico del trastorno reactivo de la vinculación. Las dificultades de los niños que desarrollan este trastorno se deben principalmente a un entorno demasiado marginado. Puede haber cambios reiterados de las personas a cargo o personas a cargo que desatienden continuamente las necesidades físicas y emocionales del niño en relación con la comodidad, la estimulación y el afecto.

¿Cuáles son los síntomas?

Los hitos físicos y emocionales importantes de los niños con trastorno reactivo de la vinculación se desvían de los esperados para un desarrollo normal. Muchos niños parecen estar muy desnutridos. Pueden demostrar un patrón de reacciones inhibidas, de hipervigilia o ambivalentes (por ejemplo, vigilancia congelada, resistencia a la comodidad o una combinación de acercamiento y evasión). A menudo se observan torpeza, indiferencia y apatía junto con una falta de actividad y reciprocidad espontánea con la persona a cargo. Algunos niños se ven tristes, infelices, sin energía o desdichados. Los niños mayores muestran una curiosidad mínima sobre sus entornos y poca conducta exploratoria. Pueden mostrar una sensibilidad retrasada frente a un estímulo que puede generar miedo o aislamiento en otros niños. Algunos pueden alejarse y evitar el contacto; otros pueden exhibir vinculaciones indiscriminadas.
http://blog.mamasybebes.com

Existen dos tipos principales de trastorno reactivo de la vinculación:

1. El tipo inhibido La perturbación predominante del niño es la incapacidad persistente de iniciar y responder a la mayoría de las interacciones sociales de forma apropiada para el nivel de desarrollo.
2. El tipo desinhibido La perturbación predominante del niño es la sociabilidad indiscriminada o la falta de selectividad en la elección de figuras de vinculación.

Problemas relacionados

El trastorno reactivo de la vinculación puede parecerse a otros trastornos. Puede relacionarse con retrasos en el desarrollo, trastornos alimenticios de la infancia o primera infancia, trastorno de pica o rumiación. Pueden encontrarse hallazgos de laboratorio que concuerden con la desnutrición. El examen físico puede documentar afecciones médicas, como retraso en el crecimiento o evidencia de maltrato físico, que pueden contribuir con las dificultades en el cuidado del niño o ser el resultado de ellas.

El trastorno reactivo de la vinculación debe distinguirse del retraso mental grave, el trastorno de autismo u otros trastornos generalizados del desarrollo. El descuido es el factor causal, no una dificultad neurológica.

¿Quiénes son más propensos a tener trastornos reactivos de la vinculación?

Dado que se cree que una fuerte vinculación brinda la base del desarrollo social y emocional saludable, los niños a los que se les niega la oportunidad de formar vinculaciones, por los entornos marginados o cuidados terriblemente inadecuados, pueden desarrollar un trastorno reactivo de la vinculación.

Si bien los datos epidemiológicos son limitados, el trastorno no es común. Por su asociación con otros trastornos, puede subdiagnosticarse.

¿Por qué sucede esto?

Muchos factores pueden interferir posiblemente con el desarrollo de la vinculación entre la madre o la principal persona a cargo y el niño, y restringir la interacción entre la madre y el niño, lo que incluye falta de participación, escasa estimulación verbal y sensorial, y alimentación y cuidado físico inadecuados. El consumo de alcohol y drogas por parte de la persona a cargo también puede afectar la capacidad de los padres y puede interferir con la formación de una relación de vinculación. Ciertas situaciones, como la falta de la principal persona a cargo, una hospitalización prolongada, la pobreza extrema, la inexperiencia de los padres y el aislamiento social de los padres, pueden predisponer al niño a desarrollarse en un entorno marginado que, a su vez, puede generar un trastorno reactivo de la vinculación. No obstante, se debe tener en cuenta que algunos niños forman vinculaciones y relaciones sociales estables a pesar de un marcado maltrato o descuido.

¿Cómo se trata?

La gravedad y el curso del trastorno varían, dependiendo de los factores individuales del niño y la persona a cargo, el grado de carencia psicosocial asociada, la cantidad de tiempo transcurrido en el entorno marginado, la naturaleza e idoneidad de la intervención, y la edad del niño al momento de la intervención. Se pueden producir mejoras o reducciones considerables si un trastorno sigue un curso continuo. Las posibles intervenciones incluyen, entre otras, las siguientes:

1. Servicios de asistencia psicosocial, que pueden incluir brindar servicios domésticos, evaluar la capacidad de las personas que brindan asistencia, mejorar el estado material del hogar y obtener viviendas más adecuadas, mejorar el estado financiero de la familia y reducir el aislamiento de la familia.
2. Intervención psicoterapéutica, que puede incluir asesoramiento familiar o matrimonial y medicamentos para las dificultades relacionadas. El tratamiento debe orientarse a los síntomas, no solo a los problemas de vinculación.
3. ¿Servicios educativos/de asesoramiento, que pueden incluir grupos de madres/niños y educación para incrementar la conciencia y comprensión de las necesidades del niño, y para mejorar las habilidades de los padres.
4. Disposiciones para supervisar detenidamente el progreso del estado emocional y físico del niño.
5. Ubicación con parientes, familias sustitutas o la adopción pueden convertirse en alternativas, si estas intervenciones no llegaran a ser viables.

Desde | About our kids

La nota fue extraída del link anterior. Si tienes dudas o sugerencias sobre derecho de autor favor de remitirse a la liga mencionada con anterioridad.

Mamás y Bebés Blog, tu blog de Maternidad

http://blog.mamasybebes.com

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás