viernes, 13 de noviembre de 2009

Como algunas familias son más felices que otras


Bebe Espacio ROBA información de mamasybebesblog.blogspot.com <<--...

Descubre lo que hacen los padres exitosos para incrementar la felicidad familiar

¿Alguna vez te haz preguntado por qué algunas familias son más felices que otras? Es obvio que si pudiéramos saber lo que hacen que las familias con éxito, tendríamos el secreto para mejorar nuestra propia familia.

Bueno, gracias a las nuevas investigaciones, ahora sabemos lo que distingue a muchas familias felices de las infelices.

Al comparar las circunstancias de las familias que prosperan y las que no, los investigadores han descubierto algunas diferencias significativas entre los dos grupos. A continuación, una lista de cinco de esas diferencias:

Padres que se respaldan mutuamente

En las familias felices, papá y mamá se validan y apoyan como pareja y padres. Esto significa que cada padre le comunica a sus hijos que el otro padre es una buena persona, que merece amor y respeto. Cada padre alienta a los niños a amar, respetar, obedecer y admirar al otro progenitor.

Las familias felices son familias ampliadas

Una familia feliz mantiene el contacto con sus seres queridos. Se comunican y se reúnen con los abuelos, tías, tíos, sobrinos y sobrinas, sin importar donde viven.

Un plan de diversión

Las familias felices disponen de tiempo para divertirse juntos. Este espacio sagrado se reserva en el calendario, aún cuando los padres sean muy ocupados.

Padres que saben elogiar

Los miembros de familias felices se complementan entre sí y muestran su agradecimiento por el otro. Cumplidos como los siguientes a menudo se escucha en las familias felices:

* "Que buena estuvo la cena"
* "Gracias por ayudarnos"
* "¡Qué maravillosa idea! "
* "!Ustedes son tan reflexivos'.
* "¡Cuanto has madurado!"
* "!Que bien te queda esa ropa nueva!"

En las familias felices los padres cuidan su lenguaje

Las familias felices evitan el lenguaje abusivo, padres e hijos son cuidadosos con lo que se dicen los unos a los otros y como lo dicen, no se golpean mutuamente con palabras hirientes, sarcasmos o amenazas. Si alguien necesita ser criticado, la crítica no se expresa de manera insultante.

En las familias infelices, la gente dice lo que le viene a la mente cuando están enfadados. Son casi inconscientes de lo poderoso y perjudicial de las palabras, de cómo pueden herir los sentimientos y la autoestima de los otros miembros de la familia.

Kenneth N. Condrell, autor del libro
"The Unhappy child, what every parents need to now".

Desde | Nuestros Hijos

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás