miércoles, 4 de noviembre de 2009

Disciplinando a los hermanos


Bebe Espacio ROBA información de mamasybebesblog.blogspot.com <<--...

Todos conocemos el valor de la consistencia cuando de disciplinar a los niños se trata, especialmente a los pequeñitos. Pero, tal como muchos padres han reconocido, mantenerse consistentes y dar seguimiento a la disciplina se hace más difícil cuando hay más de un niño involucrado. Con un poco de pensamiento creativo, paciencia y permiso para tomarte un descanso, puedes hacer un excelente trabajo de disciplina con todos tus niños mientras disfrutas su crecimiento y desarrollo. Estos son algunos consejos para guiarte cuando te sientas un poco insegura de ti misma.

No esperes que tus pequeños piensen como niños grandes

Los niños preescolares generalmente no han desarrollado aún la capacidad cognoscitiva para tomar en cuenta las perspectivas de los demás o para siempre pensar en el futuro. A menudo ellos ven las cosas desde sus pequeños mundos. "Aunque ese sea tu juguete, yo lo quiero. ¡No es justo que no lo compartas conmigo!", es un punto de vista normal para un niño de 2, 3 o 4 años. Esta no es una actitud egoísta antinatural, es simplemente el reflejo del desarrollo moral inmaduro del niño. Es un comienzo, y según el jovencito crece y madura empezará a entender los puntos de vista de los otros.

Establece expectativas realistas para cada niño

Tú conoces a tus niños: es posible que a uno le guste complacerte y demostrar su cooperación pero el otro niño puede tener más dificultad con este concepto. Si este es el caso con tus niños, intenta asignar una barra de expectativa diferente para cada jovencito, pero espera una mejora para ambos a través del tiempo. Dependiendo de su edad y experiencia (educación) así como de su temperamento individual (naturaleza), los niños desarrollan la cooperación de diferentes formas. Por ejemplo, si tu hijo testarudo te sorprende algún día apagando el televisor rápidamente y dirigiéndose a la mesa de comedor la primera vez que se lo pides, entonces esto merece un elogio aún si su hermano más obediente es siempre más sumiso a tus peticiones. El Sr. "Tú no me mandas" hizo una buena elección y la mejor manera de fomentar una sumisión continua es el elogio de mami y papi. Lo más probable es que tu niño más obediente tenga retos en otras áreas (tal como dormir en su propia cama durante la noche) que necesitan tu elogio y atención.

Mantenelo separado

A ninguno de nosotros nos agrada ser culpados injustamente, y es importante que los niños puedan confiar en las emociones y reacciones de sus padres. Si un niño te ha puesto los nervios de punta, haz un esfuerzo conjunto para evitar que tu molestia caiga sobre otros en el hogar. Sé que es fácil de decir y difícil de hacer, pero castigar a un espectador inocente (aún con un tono de voz fuerte o una actitud negativa) confunde a tus niños y puede ser muy aterrador. Los niños necesitan poder contar con la relación comportamiento/consecuencia, que si su comportamiento individual es adecuado así mismo será la consecuencia. Cuando sientas que estás perdiendo el control, toma un descanso en tu habitación, móntate en la trotadora o escucha tu iPod. Relájate y gana control de tus sentimientos antes de reaccionar inapropiadamente con cualquiera de tus niños.

Toma un descanso

Es importante reconocer que no serás perfecta y que serás injusta en algunos momentos. Así es la vida y el cuidado de los hijos. Pero cuando te hayas dado cuenta de que un niño ha pagado el precio por el mal comportamiento de otro, asegúrate de disculparte y explicar tu reacción exagerada. Esto no solamente tranquiliza al niño, sino que también es un momento educable: tus niños observarán que incluso mami y papi pueden cometer errores y que tomarán responsabilidad y se disculparán por su mala conducta. Es posible que tus niños no dejen que lo olvides nunca, pero habrás hecho lo correcto.

Desde | Pampers

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás