miércoles, 11 de noviembre de 2009

Muguet: hongos en la boca del bebe


Bebe Espacio ROBA información de mamasybebesblog.blogspot.com <<--...

Muguet es el nombre que popularmente se utiliza para denominar una infección muy frecuente en los recién nacidos y en los lactantes, llamada en realidad moniliasis oral. Está causada por un hongo, la Candida Albicans, y afecta aproximadamente al treinta por ciento de los niños durante las primeras semanas de vida. Puede ser contraída al nacer, durante el paso a través del canal del parto por contacto con la mucosa vaginal de la madre, o bien poco después del nacimiento por contacto con objetos infectados.

Una buena manera de salir de dudas se esas preocupantes manchas que su hijo tiene en la boca es dándole un poco de agua, Si no desaparecen, es fácil que se trate de una infección por hongos.

La cavidad bucal de los bebés es terreno fácil para los gérmenes. Los recién nacidos pasan gran parte del día succionando: se alimentan del pecho de su madre o con un biberón y duermen con el chupete (chupo), por lo que la mucosa bucal presenta pequeños cortes apenas visibles. Aprovechando los resquicios, el hongo causante del muguet se propaga por toda la zona. De hecho, el Cándida Albicans, que es así como se llama este hongo, vive casi permanentemente con el ser humano.

Cómo se contrae

Las infecciones en los recién nacidos son muy frecuentes ya que su sistema inmunitario, es decir, todo el conjunto de elementos que intervienen en la defensa del organismo contra las infecciones, es todavía muy inmaduro. La Candida Albicans es un hongo es muy común en el ambiente, y por lo tanto es muy fácil estar en contacto con él.

A menudo, la fuente de la infección reside en las tetinas de los biberones del niño que no han sido perfectamente lavadas, o han sido manipuladas sin haberse lavado bien las manos previamente.

Pero la culpa no siempre es de los padres. Incluso en las familias donde se sigue una escrupulosa higiene, las infecciones pueden aparecer en cualquier momento. De hecho, en los últimos tiempos, el abuso de los antibióticos está favoreciendo un incremento de los casos de muguet.

Cómo se detecta

El muguet se reconoce fácilmente porque en el interior de las mejillas, en el paladar y en la lengua aparecen unas pequeñas placas blanquecinas lechosas. Los padres no siempre se dan cuenta enseguida, y las toman por restos de leche. Ante la duda, no es difícil adivinar de qué se trata en realidad: basta con frotar delicadamente la zona afectada con una simple espátula o una cucharilla. Los residuos de leche se despegan con facilidad sin dejar marca, mientras que las plaquitas de muguet están tan adheridas que no salen fácilmente y, si se sacan, la mucosa que hay debajo queda enrojecida, inflamada e incluso puede sangrar.

A veces, el primer signo de muguet es la desgana del niño cuando succiona. Si le resulta doloroso o le provoca algún tipo de molestia, es probable que tienda a evitar la succión.

Otras veces, la alarma surge al notar un color blanquecino en las encías, especialmente a la altura de los molares. En esta zona, el color de la mucosa es más pálido que en el resto de la boca y puede ser tomado por muguet. En otros casos, se puede apreciar la presencia en el borde de las encías de dos pequeños quistes blancos que también pueden confundirse con el muguet. El pediatra se encargará de tranquilizarnos, ya que se trata de quistes normales que desaparecerán en el curso de los primeros meses.

Tratamiento

El tratamiento, que durará una semana más o menos, consiste en mojar la zona afectada con una solución oral cuatro veces al día.

-Usa una gasa estéril impregnada con el medicamento que de el médico.

-Aplicarlo después de las comidas para que sea efectivo. Si no puede, procura que el bebé no tome nada la media hora siguiente.

-El tratamiento debe seguirse tres días más después de que el muguet haya desparecido totalmente.

Tener en cuenta que un pezón o una chupete (chupo) con muguet siempre estarán infectados. Si este trastorno coincide con irritación y la aparición de granitos en el ano es posible que la infección se haya extendido por el aparato gastrointestinal.

El tratamiento debe ser inmediato. Una posibilidad, aunque no la principal, es que hayas sido usted la que contagió el muguet a su hijo en el momento de nacer, por lo que deberías visitar a su ginecólogo para saber si tiene la infección por el mismo hongo y, si es así, medicarse.

Lo que hay que hacer

Esta infección no es grave, pero trastorna mucho la vida del bebé, que expresa sus molestias a través del llanto o quejándose a la hora de mamar.

Prevención

-Cuida la higiene del pezón, y los chupetes.
-Buen aseo de todo lo que se lleva a la boca

Para curarlo

-Reduce el tiempo de las comidas. Si succionar le molesta, no alargue la toma.
-Cambiar su chupete por uno de forma o material distintos.
-Acudir al pediatra al menor síntoma para evitar que se propague en exceso.

Contagio

Se contagia de persona a persona. Por eso se recomienda limpieza e higiene en las personas que traten a un bebe con esta infección.
Además también se ve mucho el contagio de este hongo a través del pezón de la mamá. Porque como la cándida albicans (nombre del hongo que produce el muguet) vive normalmente en la piel y en el ambiente, pero no nos enferma cuando nuestras defensas son buenas, si enferman a un bebé que tiene defensas inmaduras. Por eso también es muy importante la correcta higienización de los pechos antes y después de dar de mamar al bebé.

Desde | La Dosis

Stumble
Delicious
Technorati
Twitter
Facebook

0 Comentarios:

 

Mamás y Bebés Blog Copyright © 2011 Hosting para mamás